Comunidad Bahá’í de México

Entre 1910 y 1913, el hijo mayor de Bahá'u'lláh'Abdu'l-Bahá, realizó viajes históricos a Europa, los Estados Unidos y Canadá con el propósito de dar a conocer el mensaje de la Fe bahá'í a miles de personas y sentar las bases de las primeras comunidades en Occidente. En los siguientes años, varios maestros de los Estados Unidos, viajaron por México a fin de darla a conocer, entre ellos estaban los esposos Frankland, el Sr. Mark Tobey y el Sr. Wilhelm.

En 1916 y 1917, 'Abdu'l-Bahá reveló las Tablas del Plan Divino, epístolas dirigidas a los bahá'ís norteamericanos, que despliegan el plan para llevar el mensaje de Bahá'u'lláh a todos los rincones de la tierra. En la primera de estas cartas se menciona que la República de México es un país "muy importante" y asegura que "si un aliento de vida fuese soplado sobre ellos [los habitantes de México], se obtendrían grandes resultados". Estas epístolas dieron el impulso para que la Fe se estableciera en esta nación.

Entre las personas que respondieron al llamamiento para difundir el Mensaje Divino a América Latina estaba la intrépida Martha Root que en la década de los 20, en su camino a Sudamérica viajó a México. También, los Sres. Beatrice Irwin y Orcella Rexford pasaron por México en respuesta a las Tablas del Plan Divino. En 1935, a sugerencia de Shoghi Effendi, la Sra. Loulie Mathews, acompañada por su esposo, hizo un extenso viaje a Sudamérica y también visitó Yucatán, México, en donde conoció a varias personas que se interesaron en las enseñanzas de la Fe. La primera persona en declarar su creencia en la Fe bahá'í en México fue la Sra. María del Refugio Ochoa de la Ciudad de México en 1937. La Sra. Frances Stewart había estado difundiéndola allí ese año y se había puesto en contacto con un grupo que creía que un nuevo Mensajero de Dios estaba por aparecer o ya había aparecido. El grupo entero ingresó a la Fe y formaron la primera Asamblea Espiritual Local en Latinoamérica. Visitas importantes de maestros y pioneros bahá'ís continuaron durante los siguientes años.1

Después del inicio de la comunidad bahá'í en la Cd. de México, en la década de los '50 e inicios de los '60 se formaron comunidades bahá'is en Monterrey, Puebla, Guadalajara, San Miguel de Allende, y Mérida.

Bahá'ís que sirvieron en Yucatán en los años '60. De izquierda a derecha Sra. Dee de Lamb,  Srta. Soledad Bilbatua, Sr. Artemus Lamb, Dr. Rahmatolláh Muhajir, Sra. Edna Ford,  Sra. Valeria Nichols, Sra. Mara Omalley y Sr. Hyden Nichols.

En 1961, se elige por vez primera la Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá’ís de México, la institución nacional rectora bahá’í, como parte de un progreso en el que otras 19 Asambleas Espirituales Nacionales latinoamericanas debían ser instituidas ese año. Hacia 1963, la Fe bahá'í empezó a crecer en considerables números, en especial, en la península de Yucatán, un área en la que la población predominantemente maya mostró gran receptividad al mensaje de Bahá'u'lláh. Pioneros que se habían establecido en dicha región, entre ellos la Sra. Edna Ford y la Sra. Valeria Nichols, con la ayuda de bahá'ís de allí, desarrollaron incipientes comunidades bahá'ís. Prominentes bahá'ís, entre ellos el Dr. Muhajir y el Dr. Ugo Giachery, apoyaron de cerca este progreso. También, en Oaxaca la Fe experimentó un crecimiento notable entre la población indígena.

Primera Asamblea Espiritual Nacional de México, electa en 1961.

Hacia finales de la década de los 70 e inicios de los 80, con el apoyo de algunos pioneros bahá'ís provenientes de otras partes del mundo la comunidad bahá'í de México echó raíces en otros estados. 

Primera consejera continental mexicana, Sra. Carmen de Burafato, nombrada en 1968.

En 1977, como parte de una serie de conferencias internacionales convocadas por la Casa Universal de Justicia, se celebró una de ellas en Mérida, Yucatán, a la que asistieron tres Manos de la Causa de Dios, los Sres. Paul Haney, Rahmatulláh Muhajir y Enoch Olinga y más de 2,000 bahá’ís de más de 40 países.

Hacia finales de la década de los noventa, la Fe bahá'í en México entró en una nueva fase de su desarrollo con el establecimiento del instituto de formación, el cual promueve las clases de niñosgrupos prejuveniles y círculos de estudio y capacita a bahá'ís y simpatizantes con el objeto de servir a la sociedad en general.

1 http://bahai-library.com/lamb_bahai_latin_america